Skip to content
Navegando en: Inicio arrow Más Buenas Noticias arrow Te presento a Dios
Te presento a Dios Imprimir E-Mail
tepresentoaDios.jpgLa idea que tenemos sobre Dios generalmente está condicionada por cosas que nos han pasado y han marcado nuestra forma de relacionarnos con Él. Vamos a mirar algunas de esas situaciones y sus consecuencias.

Siempre recordaré la primera vez que le pregunté a una amiga por qué no creía en Dios. Su respuesta fue algo parecido a "porque una vez lo necesité, le pedí que cambiara una situación y no pasó nada". No me sorprendió, pero sí me hizo pensar: ¿ya está? ¿Dios es un "doctor de la unidad de emergencias" y si no actúa en el momento y lugar exactos, es que no existe? Éste es el primer ejemplo, que creo que es muy popular entre los que se declaran agnósticos, y creo que es interesante darle un par de vueltas.


¿Alguna vez te has tomado una pastilla porque ya no podías más con el dolor de cabeza? Pues parece que con la idea de Dios sucede algo parecido. De repente nos interesa que Dios existe, no siempre lo vemos así, pero de repente decidimos que le necesitamos. Quizá suene a estupidez, porque todas esas veces que le has pedido ayuda no has recibido lo que esperabas, porque crees que ya lo has intentado todo, pero la realidad es que Dios te busca permanentemente. Dios busca personas que sinceramente quieran relacionarse con Él, en forma de una auténtica amistad, todos los días, no sólo cuando estamos en apuros. Si no estás seguro de lo que esto significa pero te gustaría preguntarlo, pregunta a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

También me he encontrado con muchas personas que deciden no creer en Dios porque le achacan los errores de aquellos que creen en él, de su iglesia, las atrocidades cometidas en su nombre desde el principio de los tiempos y que aún hoy suceden. Quizá sea muy simplista, pero no hace falta mucha observación para darse cuenta de que el ser humano es capaz de cualquier cosa, buena o mala, cuando cree que será lo mejor para él. Los seres humanos cometemos errores, y la culpa es nuestra, y solamente nuestra. Las personas que en la Edad Media hicieron lo que les convenía con las Sagradas Escrituras y así aterrorizaron a la población europea, estaban haciendo aquello que les mantenía en el poder. ¡Pero Dios no dijo que hiciéramos eso! Jesús dice que Él ha venido a dar vida y vida en abundancia (Evangelio de Juan 10:10). Jesucristo, Dios en la tierra, si te animas a leerlo en cualquiera de los evangelios, mandó mensajes de paz, justicia y esperanza. Dios no puede ser medido por lo que hacen los seres humanos, si tienes deseos de conocer algo más, no te limites a mirar a tu alrededor, mira más allá y lee la Biblia con ganas de conocer y sin los prejuicios que te han rodeado siempre. Te hablará, no como un libro en un dibujo animado, pero sí como la Palabra Viva que es.

Y también están aquellos que buscan a Dios dentro de uno mismo. Y pueden seguir buscando porque dentro de nosotros hay muchas cosas, hechas a la semejanza de Dios (Génesis 1:27), pero Dios no está en nosotros a no ser que le pidamos que venga, y para eso, sólo hace falta creer. En el Evangelio de Juan, capítulo 3, versículo 16 dice que Dios nos amó tanto que envió a su Hijo, Jesucristo, su único Hijo, para que todo el que en Él crea, no se muera, sino que tenga vida eterna. Es decir, que Dios manda a su Hijo para que nosotros le podamos conocer de cerca, y eso implica que Dios no está dentro de nosotros, está fuera y se quiere dar a conocer. Pero Él no quiere que le conozcas y luego "pases de Él", Dios quiere ser tu amigo.

Te presento a Dios, el que te ha creado, te ha dado forma y vida, que te conoce hasta la médula, que ha hecho de todo para que lo conozcas y ha puesto todos los medios a tu alcance para que no te pierdas su amor, su compañía, sus consejos, su sabiduría y su amistad (¡y mucho más!). La pelota está en tu campo, está tan lejos como un "clic" o una conversación con Él. Y es que no hace falta hacer nada estrambótico, tan sólo creer. Quizá esto sea muy difícil para ti, o quizá te parezca demasiado difícil, pero la Verdad es que Dios está a tu alcance y si no quieres hablarlo con nadie, de acuerdo, pide una Biblia y lee. Coméntanos aquello que ocurre después, estaremos esperando tu e-mail.

Elisabet Sánchez Blake
Comunicadora audiovisual
 

 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
¿Tienes dudas sobre Dios? Pincha aquí

Videos